Lucha Indigena 92

Lucha Indígena 92El gran capital internacional ataca la naturaleza. Indígenas del mundo luchan en defensa de la Madre Tierra

Lucha Indígena No. 92 PDF

En Cajamarca reprimen a los guardianes de las lagunas || Espinar demandará a Majes Siguas internacionalmente || Sabiduría de la alimentación awajún || Internacional: Más de un millón de manifestantes de España protestan en Madrid || México: Comunidades en resistencia se reúnen en defensa del agua y la vida ||  Contunuar leyendo

Proyectos extractivos = devastación para las mujeres

295617_439506039459547_455537434_nCon la llegada de los europeos, la mujer campesina fue relegada a un nivel secundario, mientras que los hombres estaban más expuestos y combatidos, esto hizo que en nuestra historia, ella fuera varias veces la base de la resistencia. Con el tiempo esta mujer siguió conservando silenciosamente lo que era de su dominio: su arte, habilidades y, en especial, la selección y el mantenimiento de las semillas, que aseguró la transmisión de estos saberes a las nuevas generaciones.
Y ahora, cada vez con mayor fuerza, la mujer andina se hace presente en el contexto nacional por su participación activa en las luchas sobre todo por la defensa de su tierra y territorio, articulando las reivindicaciones familiares y comunales, porque ella ancestralmente ha estado comprometida directamente por la sobrevivencia de las generaciones posteriores. Es así que se ve bastante afectada cuando ingresan proyectos extractivos en su territorio, algunas de las razones son:
· Las mujeres ancestralmente han garantizado la seguridad alimentaria de sus familias, mediante el trabajo en sus cultivos, con el cuidado de sus animales, etc. Sin embargo como la mayor parte de estos proyectos se ubican en zonas que afectan directamente estas actividades, provoca la contaminación o muerte de sus cultivos y animales; poniendo en peligro la alimentación de su familia. Esto obliga a la mujer a buscar otras actividades que le generen ingresos, y generalmente las buscan en estas empresas extractivas, que los pocos empleos que pueden proporcionar son ligados a la servidumbre, que son trabajos muy pesados, de bajo salario, sin seguridad social, ni permanencia laboral. Y en el peor de los casos algunas tienen que emigrar a las ciudades para trabajar.
· Destrucción de las formas tradicionales de las comunidades, trayendo nuevas costumbres como la música, ropa, artefactos, alimentos, o la creación de lugares de diversión como bares, discotecas. Estas actividades hacen perder la identidad y desplazar las tradiciones ancestrales afectando a las mujeres tanto en la vida en su comunidad como en sus familias, trayéndoles la desunión familiar, las constantes discusiones con sus hijos jóvenes que se ven influenciados por estos nuevos hábitos, la infidelidad y a veces hasta el abandono de los esposos de sus hogares.
· La violencia de género aumenta a través de la militarización de estas zonas o la presencia de trabajadores foráneos que violentan a las mujeres tanto físicamente como sexualmente. Inclusive se da una mayor demanda de servicios sexuales sobre todo por hombres foráneos, ocasionando la prostitución de jóvenes de la zona o traídas, a manera de trata de mujeres. Y por el aumento del alcoholismo, las mujeres también son violentadas física y sexualmente por su pareja o familiares.
· La criminalización o persecución que sufren por protestar contra estos proyectos, se implanta la amenaza y el miedo como estrategia para callar las voces de resistencia de las mujeres. Se busca la desarticulación de las organizaciones sociales de las mujeres y así se les limita las posibilidades de desarrollar acciones colectivas que permitan la reivindicación de los derechos de las mujeres.
· A esto le sumamos los problemas en la salud de las mujeres y niñas, presentándose mayor incidencia de enfermedades de transmisión sexual, de enfermedades derivadas de la actividad extractiva, se destaca el incremento de abortos, malformaciones, cánceres, embarazo en adolescentes, entre otras.
Estas consecuencias y otras más van generando un ambiente de inseguridad y desconfianza, sobre todo para las mujeres, ya que la comunidad va perdiendo todos esos vínculos de unidad y apoyo que antes los caracterizaba y la empresa ayuda a generar estas divisiones, a esto se suman los problemas de alcoholismo, prostitución, delincuencia, también como consecuencias de la llegada de estas empresas. Todo ello implica para la mujer una transformación en su forma de vida, que puede causarle estrés, depresión, enfermedades como cáncer y hasta enfermedades mentales.
Pero toda esta agresión que sufren nuestras mujeres ha ocasionado que estas ya no callen más y las veamos o escuchemos muchas veces enfrentándose a la policía y a estas empresas, no por ellas, porque las hemos escuchado que no tienen incluso miedo a morir, sino por el compromiso que tienen por todos los que vendrán y el lugar que les dejarán.

Cañaris reinician la lucha

El 22 de febrero los comuneros de los distritos de Incahuasi y Cañaris (Lambayeque) escogieron el cruce de la localidad de Marayhuaca y la vía que conduce al campamento minero del proyecto Cañariaco de la empresa minera Candente Copper para conmemorar lo que definieron “el primer año de la resistencia en contra de la actividad minera”.
Cerca de 300 personas se reunieron frente al acceso al campamento minero para desarrollar la asamblea, recordando que un año atrás cerca de 25 comuneros resultaron heridos por la represión policial. Los comuneros reclaman que el gobierno quiera otorgar concesiones mineras a empresas sobre los que consideran son sus territorios, pues la actividad minera es incompatible con su estilo de vida que busca preservar el medio ambiente.
Florentino Barrios Huamán, presidente de la comunidad San Juan de Cañaris, anunció el reinicio de las protestas. “La lucha en contra del proyecto Cañariaco nunca perdió fuerza. Pese a nuestra postura de rechazo, el Gobierno sigue impulsando el proyecto”. Entre el 15 y 16 de marzo todas las fuerzas que apoyan a Cañaris darán a conocer las acciones siguientes.
El 24 de enero, Candente Copper desarrolló un taller informativo en el caserío Atunloma con presencia de un grupo de comuneros. Allí dijo haber obteniendo la aprobación de su Estudio de Impacto Ambiental, Barrios afirmó que su comunidad no sabe qué impacto tendrá el proyecto porque la empresa no ha sido clara. “Nosotros no hemos aprobado ningún estudio de impacto ambiental y la empresa no puede decir que cuenta con nuestro apoyo. Las personas presentes en el taller no tenían representatividad”, aseguró el dirigente.cañaris

Las hidroeléctricas son para las minas

La minería amenaza con requerir tanta energía, que se necesitará más proyectos energéticos, que a su vez generarán más conflictos socioambientales en el Perú. Según declaraciones de un ex funcionario, publicado por la web “Gato Encerrado”, queda claro que proyectos como Chadín II, Salqa Pukara o Majes Siguas II, son destinados exclusivamente para la industria minera.
El presidente del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP) y ex viceministro de Minas, Rómulo Mucho, señaló que la industria minera de Perú necesita 4.000MW adicionales en energía para abastecer a nuevas minas y expansiones durante la próxima década. La industria minera representa un tercio de la demanda de 37.000GWh del país, la cual se proyecta aumentará a 45.000GWh de aquí al 2021. Las mineras necesitan 700MW anuales en capacidad adicional de generación para cubrir las necesidades inmediatas.
“Va a comenzar la construcción en varios proyectos el próximo año, por lo que hay una urgente necesidad para planificar para nuestras necesidades energéticas”, dijo Mucho durante la conferencia Perú Energía realizada en Lima. “Hay una gran preocupación en la industria minera”.
Varios proyectos continuarán su desarrollo o se pondrán en operación entre el 2014 y el 2015:
- El productor de metales preciosos Buenaventura invierte en su central hidroeléctrica de Huanza, de 90MW.
- Volcan, la minera de zinc y plata más grande del país, construye centrales más pequeñas en el centro del Perú.
- Chinalco no ha podido operar a plena capacidad su proyecto Toromocho debido a que no cuenta con la energía para algunos equipos.
- La mina Constancia de Hudbay, que se pondría en marcha en el tercer trimestre, ¿de dónde se proveerá de energía?.
- Siguen avanzando los trabajos Las Bambas de Glencore Xstrata y la expansión en Cerro Verde de Freeport McMoRan Copper & Gold, los cuales requerirán 300MW y 200MW. Las que serían proveídas por las centrales de Lluta y Lluclla, parte del proyecto Majes Siguas II.

Sentencian a defensores del Valle del Tambo (Arequipa)

imagen-tia-maria-0Los dirigentes del Valle de Tambo, de la provincia de Islay, Pepe Julio Gutiérrez Zevallos, José Chapa Díaz, Milton Abramonte Sienfuegos, Jaime de la Cruz Trinidad, Hubert Puma Puma y Rubén Quispe Colla, fueron sentenciados a cuatro años de prisión suspendida y el pago de una reparación civil de 20 mil soles. El juez de Islay los encontró responsables del delito de entorpecimiento del funcionamiento de servicios públicos, por los bloqueos de vías durante el paro contra el proyecto Tía María de Southern, entre el 14 y el 19 de abril de 2010.

Durante la lectura de la sentencia se notó la presencia de un fuerte contingente policial en la sede judicial de Mollendo, también llegaron pobladores que arengaban su respaldo a los dirigentes, lanzando arengas en contra del proyecto minero Tía María. Al término de la audiencia, los dirigentes indicaron que la sentencia será apelada. Afirmaron que no existe ningún elemento de prueba que demuestre que ellos bloquearon las vías. Pepe Julio Gutiérrez afirmó tener la confianza de que la Sala de Apelaciones resolverá a su favor.

Es necesario recordar que Southern es cuestionado por otros proyectos mineros en el país, con graves casos de contaminación. La sentencia es una muestra más del carácter represivo, criminalización de la protesta y parcialización del Estado peruano en favor de las empresas mineras. Desde Lucha Indígena hacemos un llamado a la solidaridad con la heroica lucha del pueblo tambeño.

Tras cortina de la Haya aprueban cuestionada ampliación de Lote 88

lucha 90El miércoles 23 por la noche, el Ministerio de Cultura notificó a Energía y Minas el levantamiento de observaciones al Proyecto de Ampliación de Actividades en el Lote 88 a pesar de poner en grave riesgo e indefensión el derecho a la vida, salud e integridad de poblaciones extremadamente vulnerables.
El Instituto de Defensa Legal (IDL) advirtió hace unos días que no existen las condiciones para ampliar el proyecto y que el Viceministerio de Interculturalidad desconoce abiertamente los principios de no contacto e intangibilidad. La decisión también deja de lado e ignora las recomendaciones del Relator Especial de las Naciones Unidas, James Anaya, quien recomendó al Gobierno llevar a cabo un “estudio exhaustivo” de los pueblos indígenas en la región del proyecto de gas, y “’no proceder con la propuesta de ampliación sin asegurar previamente y de manera conclusiva la no vulneración de sus derechos humanos.”
El Ministerio de Energía y Minas escogió el lunes 27 para dar luz verde a la ampliación del Lote 88. ¿Porqué esa fecha?, pues porque ese día se leía la sentencia del tribunal internacional de la Haya sobre los límites marítimos entre Perú y Chile, así, mientras muchos celebran el fallo de la Haya (que es más película que otra cosa), se aprovechó esta distracción para aprobar el EIA del proyecto de ampliación de actividades del Lote 88 de gas de camisea.
Se desconocieron todos los tratados y recomendaciones de organismos nacionales e internacionales que pedían la protección de los pueblos indígenas en aislamiento que viven dentro de la Reserva Kugapakori Nahua Nanti. Ahora la contaminante y asesina Pluspetrol tiene carta abierta para ingresar a este territorio y poner en riesgo inminente la vida de estos pueblos ancestrales. Sería mucho soñar pedir que estos que se rasgaron las vestiduras por el lío del mar, también lo hagan para defender la vida de otros peruanos?.
En el cuestionado Estudio de Impacto Ambiental (EIA), la propia Pluspetrol admite que generará “temor” y posiblemente “estrés” y una “sensación de invasión” entre los pueblos indígenas de la Amazonía peruana que tienen poco o ningún contacto con el exterior. La expansión incluiría la perforación de 18 pozos y la realización de pruebas sísmicas en una reserva para pueblos indígenas en “aislamiento voluntario” y “contacto inicial” (PIAVCI), como los denomina la legislación peruana. Aun así, el gobierno ha aprobado ese EIA.

Varias instituciones nacionales han enviado una carta al Presidente Humala para que intervenga en defensa de las comunidades afectadas. También el Colectivo El Muro de Cusco ha enviado al Presidente las 1000 firmas recolectadas en esa ciudad, pidiendo se evite la ampliación del Lote 88.

20 años de lucha: La Escuelita Zapatista

escuelitaHace 20 años, cuando el neoliberalismo se imponía en el mundo y en México se manifestaba con el tratado conocido como Nafta, justo el mismo día de entrada en vigor de ese terrible tratado, los indígenas de Chiapas nos renacieron la esperanza. El 1 de enero de 1994 hizo su aparición pública el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), una guerrilla conformada casi en su totalidad por indígenas del este del Estado de Chiapas. Aunque la guerra entre el Estado y la guerrilla duró poco, su rebelión se extendió hasta cumplir 20 años.
Desde el primer momento los zapatistas lideraron tomas de tierras que fueron colectivizadas, y mientras se prolongaban los diálogos de paz con el gobierno, se fueron declarando municipios autónomos bajo control zapatista. El 2003 estos municipios se reagruparon en 5 espacios más grandes que llamaron “caracoles”, cinco centros en vez de uno, gobernados por las Juntas de Buen Gobierno, elegidas por todos los comuneros. El EZLN mantuvo relaciones con otros movimientos sociales mexicanos y del mundo desde un principio, impulsó el Congreso Nacional Indígena y otras iniciativas como “La otra campaña” de 2006, que articuló los diferentes luchas de México pero sin que nadie de los involucrados liderara ese proceso.
Pasada la guerra de los primeros meses, el Estado militarizó la zona. Los campamentos militares fueron rechazados por las comunidades, principalmente por las mujeres, que en algunos casos lograron echar a los militares. La estrategia represiva varió y aparecieron grupos paramilitares que atacaron a las comunidades zapatistas, quienes supieron resistir las agresiones, acogiendo a las comunidades que eran desplazadas por los paramilitares. El gobierno vio que cuanto más los perseguía, más apoyo recibían, así que modificó su estrategia, decidió comprárlos. Muchos proyectos llegaron a territorio zapatista, carreteras, escuelas, clínicas, casas… muchos aceptaron los regalos del mal gobierno y dejaron el zapatismo, pero otros tantos no se rindieron, no se vendieron, no claudicaron. Ya va una década de esta resistencia al poder del dinero y el zapatismo sigue construyendo un nuevo mundo en las montañas del sureste mexicano. Ahora la principal campaña mediática contra el zapatismo es negar su existencia.
Miembros del equipo redactor de Lucha Indígena tuvimos la suerte de ser invitados a la Escuelita Zapatista “la libertad según los zapatistas”. Esta iniciativa fue un gran encuentro que organizaron para mostrar su forma de construir la libertad a compañeros de todo México y el mundo, no para que repitamos su experiencia, sino para conocerla, verla, y que su ejemplo nos ayude en cada una de nuestras propias luchas.
La escuelita se realizó en 3 oportunidades, en agosto asistieron 1700 “estudiantes”, fueron más en diciembre y como 2000 los primeros días de enero. Llegados al caracol correspondiente, a cada uno(a) nos asignaron un guardián o guardiana que fueron nuestros guías todo el tiempo que permanecimos en las comunidades, pues nos repartieron a cada uno alojado donde una familia zapatista.
La principal “lección” de la escuelita fue su construcción de autonomía en todos los aspectos de la vida. Antes de partir a los caracoles, reunidos en la Universidad de la Tierra en la ciudad de San Cristóbal de Las Casas, nos entregaron cuatro publicaciones que llevamos a donde nuestras familias temporales, allí leíamos los textos y los guardianes nos respondían todas las interrogantes. Los textos también estaban escritos colectivamente, como todo allá, y mostraban parte de ese proceso con sus aciertos y desaciertos. Aunque la mayor parte del tiempo fuimos viendo las nuevas relaciones sociales que ellos van construyendo, desde el ámbito familiar, pasando por la mayor participación de las mujeres en los diferentes cargos, la forma en que se eligen las diversas autoridades (locales, municipales, de caracoles) que no reciben ningún pago, hasta la existencia de trabajos colectivos en las tierras recuperadas, en crianza de ganado, elaboración de pan, bodegas colectivas y tantos otros donde las ganancias se convierten también en formas de ahorros.
Destacan aspectos como la salud y la educación, llevados a cabo por promotores de las mismas comunidades, previamente capacitados. La salud incluye la medicina moderna y medicina tradicional, algunas comunidades cuentan con parteras, hueseras y yerberas. La educación usa técnicas alternativas y contenidos liberadores, el objetivo es que acabando la secundaria, los jóvenes estén capacitados para ejercer cualquier función dentro de la colectividad. También administran su propia justicia, buscando no el castigo sino la solución del problema, un ejemplo es que si alguien hiso algún daño a otra persona, debe reparar el daño en vez de ser apresado. Y la dignificación de las mujeres es admirable en una sociedad tan machista como la mexicana, aquí se procura que las mujeres y los hombres puedan realizar todas las actividades que deseen sin que unos manden a las otras.
Pero todo esto es muy diverso en su aplicación, hay comunidades que han avanzado en algún aspecto pero en otro no, hay comunidades que han avanzado más que otras. Pero de eso se trata, dicen, de construir la libertad en diversidad, aprendiendo de errores propios así como de las experiencias de otros. Y tienen una asombrosa capacidad de solucionar problemas, como el tema de la violencia familiar que fue combatido prohibiendo el consumo de alcohol. En las comunidades zapatistas no se toma alcohol ni se consumen drogas, por eso ya no hay violencia familiar.
Todo es diversidad en territorio zapatista, de montañas y selvas habitadas por indígenas tzeltales, tzotziles, tojolabales, choles, mames. Y todo es dignidad en estos morenos pueblos. Su experiencia es tan exitosa, que hasta gente no zapatista acude a sus clínicas y a su justicia a veces. Les dicen “partidistas” a quienes aceptaron el apoyo del gobierno, sean del partido que sean. Estos hostigan a los zapatistas a veces, pero la consigna de ellos es no caer en sus provocaciones. Aprendimos que la única forma de construir una sociedad diferente al capitalismo es hacerlo en el día a día, en la medida de nuestras posibilidades.
En esta oportunidad no vimos a la Comandancia del EZLN, no apareció ninguno de los líderes “visibles” como el Subcomandante Marcos, porque lo que querían mostrarnos era el trabajo de las comunidades, las “bases de apoyo”. Nosotros estábamos allí en igualdad de condiciones, intelectuales, activistas, estudiantes, trabajadores; todos fuimos solamente estudiantes. Y compartimos con las comunidades su comida, su cama de madera sin colchón y sus actividades, porque así aprendíamos que construir otro mundo ni es fácil, ni es cómodo, pero que así es muy gratificante, pues los vimos siempre alegres.
Dejamos los caracoles con la certeza de que otro mundo es posible y hay que hacerlo ya mismo, construyendo poder desde abajo en lugar de buscar el poder de arriba, nada de partidos ni “partidistas”. También queda la tarea de explicar en todas partes que la lucha zapatista continúa, no dejarlos solos como pretende el mal gobierno, las grandes empresas y todos los partidos (incluida la izquierda electorera que se ocupa mucho en criticar a los zapatistas y muy poco en transformar la sociedad).