Lucha Indígena

LLAPA RUNAQ HATARiYNiN

Archives: 2011

URUGUAY: PUEBLADA CONTRA LA MINERÍA A CIELO ABIERTO Y LOS PUERTOS MADEREROS

Multitudinaria movilización contra el proyecto celulósico, forestal y minero de José Mujica

Una particular y multitudinaria movilización se realizó el pasado viernes en Montevideo (capital de Uruguay) protagonizada por trabajadores y pequeños productores “en defensa de la tierra y de nuestros recursos naturales”. La pueblada se organizó en el interior del país, donde varios departamentos están siendo asolados por el monocultivo forestal para la industria celulósica, perjudicando los privilegiados suelos de este pequeño país sudamericano cuya economía históricamente se basó en la agricultura y la ganadería. A esto se suma ahora la instalación de una mega minera metálica a cielo abierto en el centro del país y los proyectos para construir puertos madereros en la costa atlántica.

Vecinos de Treinta y Tres, Florida, Rocha, Maldonado, Canelones, Lavalleja, Río Negro, Cerro Largo, Montevideo, Colonia y Soriano, se concentraron pasado el mediodía del viernes 13 de mayo para luego marchar hasta el Palacio Legislativo, reclamando al gobierno la inmediata detención de estos proyectos que ponen en riesgo el futuro mismo de esa nación. Una caballada de más de cien potros, con jinetes portando la bandera nacional y la artiguista provenientes de los más diversos rincones del país y cuatro cuadras de automóviles, camiones, ómnibus, motos y hasta bicicletas; recorrieron las calles montevideanas hasta llegar al Palacio Legislativo donde se leyó una proclama en la que se denunció al gobierno de José Mujica por «pretende dar un paso más hacia el vacío con la introducción de la minería metálica a cielo abierto en gran escala, una de las actividades extractivas más contaminantes e insostenibles del planeta, así como destructora de los valores y las culturas productivas de las comunidades que se verían desplazadas por estos proyectos ».

La actividad fue convocada por organizaciones sociales y sindicales como los cañeros de Bella Unión, el grupo de vecinos de Valentines que se opone al proyecto de la minera Aratirí; el grupo de vecinos de La Paloma que se opone a la construcción de un puerto en ese balneario oceánico; los vecinos de La Aguada y Cabo Polonio, que rechazan el puerto maderero en la costa de Rocha; vecinos de Río Negro que protestan por las condiciones sociales y laborales en que quedó Fray Bentos, tras la construcción de la planta de Botnia, hoy UPM; organizaciones de lucha por la tierra, el medio ambiente y los recursos naturales; y apoyada por varias agrupaciones sindicales y políticas del país.

Los cañeros de Bella Unión denunciaron nuevamente la situación en que este gobierno dejó al colono Ney Thedy, que fue desalojado del campo que explotaba en el mes de abril, por atrasarse en los pagos al Instituto Nacional de Colonización. También reclaman tierras para los trabajadores de la caña.

Al llegar al Palacio Legislativo, se realizó un breve acto en el que se leyó la siguiente proclama:

Proclama

Deseamos que hable el pueblo uruguayo que hoy habita esta tierra; como también el que la habitará dentro de 50 años y más.

Para hablar en su nombre nos debemos despojar del absurdo inmediatismo que afecta a esta sociedad ansiosa de una equivocada modernización. Debemos asumir que nuestra Tierra no puede atender a tan caprichosa demanda.

Los futuros habitantes de este sagrado suelo necesitarán riquezas.

No nos referimos solo a la riqueza económica. La felicidad de un pueblo se construye con otro tipo de riquezas: Una democracia real y participativa, una historia nacional aleccionadora, educación, salud, un medio ambiente sano, trabajo digno y sostenible, solidaridad, paz, libertad y justicia social.

 Además de estos tesoros, nuestros bisnietos tienen el derecho a heredar un territorio con sus recursos naturales lo más intactos posible.

Buena parte de su libertad dependerá de ellos, porque, efectivamente necesitarán elegir, como nosotros hoy, qué tipo de país desearán seguir construyendo.

¿Pero de dónde tomarán ellos los recursos naturales para llevar adelante sus proyectos, si los seguimos destruyendo y cediendo a intereses extranjeros y multinacionales? Sería triste que desde el futuro, ellos nos preguntasen: ¿Qué hiciste tú, bisabuelo, mientras destruían nuestros campos, nuestras costas y se llevaban nuestros recursos naturales?

Hemos estado hasta hoy comprometiendo buena parte de los suelos fértiles y los recursos naturales del país, como el agua, en actividades que no solo no cumplen con las expectativas de empleo y bienestar económico prometidos, sino que han permitido la apropiación de grandes extensiones de tierras por empresas multinacionales y ha enajenado aún más la soberanía nacional. Sin hacer una revisión de este proceso, se pretende dar un paso más hacia el vacío con la introducción de la minería metálica a cielo abierto en gran escala, una de las actividades extractivas más contaminantes e insostenibles del planeta, así como destructora de los valores y las culturas productivas de las comunidades que se verían desplazadas por estos proyectos. Se propone implantar en la zona de Cerro Chato y Valentines un complejo de explotación minero que alcanzaría a más de 120.000 hectáreas y obligaría al desplazamiento de miles de personas que vienen trabajando en esos campos por varias generaciones y han mantenido

un modelo productivo que da trabajo sustentable a sus habitantes y aporta a la economía del país.

La explotación minera significa la desviación definitiva de cursos de agua, caminos vecinales y rutas nacionales, y la destrucción irrecuperable del suelo con cráteres de 100 hasta 600 hectáreas de superficie y 300 a 400 metros de profundidad y a su lado quedarán inmensos depósitos de desechos que por decenas hasta cientos de años seguirán contaminando la zona.

Al mismo tiempo, pretenden construir un mineroducto de 212 kilómetros de largo por los departamentos de Durazno, Florida, Treinta y Tres, Lavalleja y Rocha, que atravesaría zonas de gran riqueza natural, socio-cultural, productiva, arqueológica e histórica, para llegar hasta la costa oceánica y, a través de un puerto de gran calado, transportar lo extraído de las minas y exportarlo.

De la misma manera que no se tienen en cuenta las actividades productivas y las poblaciones del campo que serán desplazadas en aquellos departamentos, tampoco se consideran los impactos económicos, sociales y ambientales de un puerto de grandes dimensiones que significa implantar también una actividad incompatible con la forma de vida y de trabajo de la zona costera.

Hoy venimos a protestar también por el injusto desalojo de don Ney Thedy, viejo trabajador cañero y luchador por la tierra de Bella Unión. Thedy había recibido en los años 90 un predio del Instituto Nacional de Colonización y, con la excusa de una pequeña deuda que venía saldando con la venta de sus animales, fue desalojado con un insólito despliegue policial.

Nosotros preguntamos: ¿por qué se desaloja violentamente a un pequeño colono que ha luchado por su tierra para trabajarla y no se actúa de la misma manera con los grandes deudores, ni se tratan con la misma diligencia los mayores problemas de la extranjerización y el mal uso de la tierra en el país?

Esos proyectos son solo un gran negocio para un puñado de inversionistas extranjeros y empresas multinacionales que llevan al empobrecimiento del país, al aumento de la desigualdad y la exclusión social, a la entrega de sus recursos naturales, a la destrucción del medio ambiente y las formas de vida y producción.

 

Por nuestros hijos y nietos, por las próximas generaciones de uruguayos:

- Reclamamos y exigimos el derecho de los productores y sus familias a seguir trabajando su tierra, y exigimos

un pedazo de tierra pa’l que quiera trabajarla.

- No dejemos que se lleven nuestras riquezas por unas migajas y sacrifiquemos nuestra tierra para siempre.

- Preservemos y desarrollemos el potencial turístico del departamento de Rocha.

- Defendamos nuestros bienes comunes; luchemos por un Uruguay natural de verdad! por un Uruguay que

sea artiguista de verdad; luchemos por un Uruguay en que los más infelices sean los más privilegiados.

-A 200 años de la revolución oriental digamos con José Artigas:

“No venderé el rico patrimonio de los orientales al bajo precio de la necesidad”

¡BASTA A LA ENTREGA Y ENAJENACIÓN DE NUESTRA PATRIA!

LA LUCHA AYMARA ESTÁ CRECIENDO

Por Roberto Ojeda

Más de 10,000 aymaras tomaron la plaza principal de la ciudad de Puno. No los convocó algún político, dirigente o líder; los convocó uno de sus cerros sagrados, el apu Khapía.

 

las mujeres llegan con sus q’epes y sus wawas


La plaza de Puno es prácticamente tomada

Las infaltables ollas comunes

Desde el 9 de mayo, los pobladores de Chucuito reiniciaron la huelga indefinida, exigiendo el retiro definitivo del Proyecto Santa Ana, de la empresa canadiense Bear Creek Mining Company en el distrito de Huacullani (Chucuito). Lo que puede contaminar sus sembradíos, el lago Titicaca y los ríos de la cuenca del Desaguadero. Bloquearon el Puente Internacional impidiendo el tránsito hacia Bolivia. También quemaron ejemplares del diario Correo, porque este periódico, como lo hace siempre, se dedicó a difamar la lucha aymara.

Luego, los pobladores de la provincia de Yunguyo se unieron a la protesta cerrando la frontera en la zona de Kasani. Ellos exigen el retiro de la concesión a la minera Patagonia Metals S.A., en el cerro Khapía, un lugar turístico y considerado sagrado para los aymaras, que el 13 de mayo fue declarado patrimonio cultural de la nación. Esta declaratoria parecía querer calmar los ánimos pero los yunguyeños no se dejaron engañar y se sumaron a la lucha.

Al ir creciendo la protesta, el jueves 19 de mayo una comisión del gobierno viajó a Puno y miles de aymaras llegaron también al lugar, pero el diálogo no llegó a nada. El sábado los manifestantes volvieron a sus provincias, anunciando retornar a Puno el lunes. El gobierno propuso que el diálogo se realice en la vecina ciudad de Juliaca, lo que fue rechazado por el Frente de Defensa de la zona sur.

El temor no sólo afectó a las autoridades, en la ciudad de Puno se hablaba de saqueos y para colmo, el Presidente Alan García autorizó la intervención de las fuerzas armadas. El lunes 23 miles de aymaras llegaron desde Yunguyo y Chucuito, pero también de otras localidades aymaras de las provincias de Ilave y Puno, toda la zona sur de la región. La plaza fue completamente tomada por dos días y ante la ausencia de respuesta del gobierno se anunciaron medidas más radicales.

El Presidente Regional había anunciado su apoyo a la protesta y ofrecerse de negociador, sin embargo los aymaras cuestionaron esta decisión. Le están diciendo a las autoridades locales y regionales “ustedes no van a negociar ni tomar decisiones, ustedes lo que tienen que hacer es obedecer las decisiones que ya tomó el pueblo aymara”. Exigiéndoles que actúen como lo hacen las autoridades tradicionales de las comunidades, quienes no mandan, sino más bien hacen cumplir los acuerdos de la comunidad toda.

Una de las demandas es la derogatoria del decreto 083 del año 2007, que autoriza las concesiones en zona de frontera. Pero la demanda mayor es el cese a las concesiones mineras, lo que ha convocado el apoyo de otras organizaciones de la zona quechua y urbana, los universitarios se hicieron presentes y cerraron la Universidad Nacional del Altiplano. Se anunció el bloqueo de otras vías principales de la región y un posible apoyo de la provincia de Azángaro, en la zona norte. Algunas consignas decían “no hay balas, no hay bombas, no sé qué mierda pasa” insinuando la estrategia del gobierno de pretender cansarlos para provocar enfrentamientos los días siguientes.

Van 16 días de paro, queda claro que lo que más indignó fue la concesión de zonas sagradas como el Khapía y el mismo lago Titikaka, el más sagrado de todos los lagos andinos. Hace unos años Alan García había dicho que eso de apus y pachamamas eran arcaísmos promovidos por algunas ongs que se oponen al desarrollo, que en realidad no existen. Ahora esos apus y la Pachamama le están respondiendo que sí existen y que sus hijos están dispuestos a dar la vida por defenderlos, porque así defienden también su vida y la de toda la humanidad.

ESTADOS UNIDOS Y FUJIMORI HOY (2da parte)

Por Oscar Ugarteche*

Los neocons

Los neoconservadores estadounidenses otra vez, como en el golpe del 92, apoyan a Fujimori. Ellos esperan en realidad que todo regrese adonde estaba. Los neoconservadores están ligados en el Perú a Pedro Pablo Kuczynski (PPK) y a Hernando de Soto, salvo error u omisión. La propiedad privada es el único camino al futuro y eso es a toda costa. Son los del proyecto del Nuevo Siglo Americano que inundaron el departamento de Estado y Defensa con Bush y que hicieron lo que se conoce como la Doctrina Bush, de ataques preventivos. Su interés es doble. Por un lado que no se configure un bloque regional sudamericano, ni de ninguna naturaleza. Si para esto hay que impedir el bloque, pues que así sea. Esto es lo que se ha plasmado en primera instancia con el Arco del Pacifico de hace unas semanas, el impedir un bloque regional.

Lo segundo más estratégico es tener control sobre los recursos mineros, o mejor aún, que nadie más tenga control sobre los recursos mineros, en particular los minerales llamados estratégicos. La discusión con los neoconservadores americanos es desde la orilla de la integración financiera y desde la utilidad minera. Por eso están tan alterados. Por eso México dijo que estaba preocupado por las elecciones peruanas. El problema es que los neoconservadores han logrado plasmar su agenda en los Departamentos de Estado y Defensa y eso se vio en Honduras cuando auspiciaron el golpe que lo llamaron “no golpe”. UNASUR, que fracasó en la negociación por el retorno de la democracia, cobró bríos por esa razón. El golpe fue para impedir la configuración de un bloque petrolero, el del ALBA, con participación centroamericana. También cuando auspiciaron el golpe fallido en Bolivia tras la elección de Evo tuvo que ver con romper el bloque en ciernes. Es decir que no son de guante de seda sino de mano dura. Por eso ellos han erigido a Chávez de telón de fondo para el Perú y no a Lula que es más bien el soporte ideológico de Humala. Es más fácil odiar a Chávez en el Perú con la historia nacional y con los años de Fujimori, que a Lula. Pero lo paradójico es que dicho eso, son los fujimoristas los que erigen a Chávez como su némesis cuando ellos eran los autoritarios. Pero si naciste en 1990 no recuerdas eso y esa es la apuesta. La nueva generación de votantes no recuerda como fue. Es una generación que solo ha visto prosperidad, después de veinte años de contracción de la prosperidad y de migraciones crecientes.

Estados Unidos y Fujimori hoy

Al igual que en los años 90, dentro del Perú y para afectar la campaña electoral el Departamento de Estado y los neoconservadores de su lado han hecho lo siguiente:

1) La reunión de la embajadora en Lima con organismos de Derechos Humanos a los que les ha dicho, con toda franqueza, que la opción de ellos es por Fujimori y que ven con preocupación a Ollanta.

2) La campaña de Roger Noriega, Lincoln Díaz-Balart y activistas de Miami llamando a votar por Fujimori, tal como ha salido en los cables y que ha repercutido en el Perú.

3) La presencia de Rudolph Giuliani, el ex alcalde de Nueva York, como asesor de seguridad ciudadana y lucha contra la delincuencia de Fujimori. ¿Quién le paga?

4) La denuncia que hizo La Primera hace dos semanas respecto a la decisión anti-Ollanta del Comando Sur de los EEUU que estaría tras el “Plan Sábana” para demoler esta candidatura, así como no deja de tener importancia el alineamiento del ex ministro del Interior del gobierno de Toledo, Fernando Rospigliosi con Fujimori, sabiendo que sigue siendo informante y consejero de la NAS y la Embajada. Rospigliosi, activo desde los años 60 en Vanguardia Revolucionaria y en las izquierdas varias, al igual que el célebre Eudocio Ravines, secretario general del PC peruano de los años 40 que se salió del partido tras la muerte de Stalin en los años 50, y se convirtió en anticomunista, parece haber renunciado a todas sus convicciones y a los modales políticos.

5) Se sabe de buena fuente que la próxima bomba internacional sería un operativo anti-FARC que está organizando la cuatrinca Uribe-Alan-Embajada Americana-Comando Sur en el Putumayo en donde hay paro armado desde hace 15 días, para que los “farcos” invadan territorio peruano, denunciar internacionalmente los hechos e involucrar a humalistas y chavistas en ello. Tendría el mérito de borrar lo que pasó en esa frontera en agosto del 2000 y que precipitó la caída de la dupla del poder.
Es decir, está claro que para Estados Unidos, lo que le interesa es que el Perú no ingrese en el bloque regional sur y ni se le ocurra poner límites al comercio de minerales estratégicos. También está claro que la integración financiera es con ellos y no con el Mercosur. Esta simple división está empañando estas elecciones y ha polarizado a la sociedad peruana a niveles no vistos antes. Es una sociedad erizada y ganada por los prejuicios que la gran prensa y la prensa amarilla le ha metido por las narices.

Al final, el gran ganador de esta campaña es Alberto Fujimori, cuya figura es el telón de fondo de la candidatura y está puesta en una luz positiva. Sin duda cuando García lo libere la noche del 5 o mañana del 6 de junio, será recibido por su pueblo en brazos y se habrá destruido la justicia peruana por segunda vez. Con Fujimori tendrán que liberar a los otros 75 involucrados en sus fechorías. La revancha espera. Eso se puede hacer entre el 6 de junio y el 28 de julio. Los miembros de la Comisión de la verdad quedan advertidos. Los miembros de las comisiones anticorrupción, también. Hay que tomar fuerza de lo que ha hecho Argentina, enjuiciando a los civiles que colaboraron con el gobierno de la dictadura y si Humala gana, hay que seguir con el proceso de limpieza para que no se repita la vergüenza. Este retorno de Fujimori es solo posible por la impunidad de los empresarios civiles involucrados en los casos de corrupción. En el camino hay que reorganizar el sistema electoral para que los candidatos a la presidencia tengan una sola nacionalidad y evitar la repetición de la fuga del presidente que se cambió de pasaporte una vez llegado a su destino. Hay que terminar de recuperar la ética en la política, trabajo que se inició en los primeros cinco años después de la dictadura.
 

* Oscar Ugarteche, economista peruano, trabaja en el Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, México. Es presidente de ALAI y coordinador del Observatorio Económico de América Latina (OBELA) www.obela.org

ESTADOS UNIDOS Y FUJIMORI HOY (1ra parte)

Recapitulando la historia

Por Oscar Ugarteche*

En el presente artículo queremos hacer una revisión de las reacciones del autogolpe de 1992 de las instituciones multilaterales así como del Departamento de Estado. La tesis es que el golpe importó menos que el objetivo del golpe que fue introducir las reformas económicas en su sitio. En el lado del Departamento de Estado estaban los ideólogos neoconservadores del gobierno de Bush Papá que ahora han salido de regreso a apoyar a Fujimori II. Ahora el objeto del Departamento de Estado es evitar a toda costa un bloque regional, y peor, que se le reduzca y/o limite el acceso a los minerales estratégicos que existen en el Perú. El segundo objetivo es mantener la liberalización financiera.

El multilateralismo y el autogolpe de 1992

Tras el autogolpe de Estado del 5 de abril del 1992, Fujimori y el montesinismo iniciaron una campaña de limpieza de adversarios dentro y fuera del Estado. Esta limpieza pasó por la censura dentro del sistema de Naciones Unidas a profesionales que habían pasado décadas trabajando con ellos. A cambio, el gobierno peruano comenzó a contratar a su propio personal con recursos públicos mediante Naciones Unidas. Esta figura dio lugar a que la oficina de la UNDP de Lima cerrara la puerta a los no afines al régimen. Con eso el poder quedó en manos de los técnicos adictos al régimen.

Lo segundo que pasó fue que el Banco Mundial comenzó a desembolsar recursos para los proyectos que le interesaban (al BM). Primero intervino en 1991 en la Comisión de Promoción de Inversiones de Perú (COPRI), antes que se hubieran arreglado las cuentas ya el Banco había mandado a un funcionario peruano remunerado por ellos para ordenar la venta de las empresas del Estado. La Comisión de la Privatización, que suena a comisión del ejecutivo peruano, en realidad fue un proyecto del BM. Antes que la población se diera cuenta qué había pasado, se habían vendido gran parte de las empresas públicas sin ninguna explicación. Los economistas que inundaron el Ministerio de Economía y los otros ministerios eran pagados o por el BM o por el gobierno del Perú vía ONU. La diferencia es que las ideas y los técnicos clave las ponían el BM. Fue el partido político de Fujimori.

¿Cómo puede un organismo multilateral ser un partido político de un gobierno no democrático? es una interrogante. ¿Los créditos otorgados a un gobierno no democrático son válidos? Los neoconservadores estadounidenses estaban muy contentos con el autogolpe y siguen estándolo. Lo mejor que podía hacer el presidente era cerrar el Congreso, acabar con la discusión política y poner orden, decían unos y otros en Lima y Washington. Para eso está la autoridad, para poner orden, decían banqueros y mineros. Los financieros en general estaban detrás de la liberalización de los mercados y les llegó rápido después del golpe. Los que entraron a la bolsa en 1993, han visto engordar sus activos por decenas de veces. Lo mejor de las leyes financieras es que exoneran de pagos de impuestos a todas a las operaciones financieras de la bolsa. Ni impuesto a las ganancias ni impuesto a la renta que sale de esta fuente. Es una maravilla.

La reforma del servicio diplomático peruano

En medio de estas reformas de 1992 hubo la más significativa de todas: la reforma del Servicio Diplomático. Reconocido como un servicio progresista, que tenía como escuela a García Bedoya y a Bákula, con el interés nacional como su eje natural, este servicio fue castigado una mañana de diciembre con el retiro de 117 diplomáticos en actividad. La razón de la boca de Fujimori, cuando leyó el cese de los 117 diplomáticos, fue que eran “maricones y comunistas”, en esos términos. Apelando a los prejuicios, dejó atónitos a los peruanos, y más atónitos a los diplomáticos despedidos. Un embajador con un gran sentido del humor decía “será que soy marica y no me he dado cuenta”, mientras sus hijas y esposa le celebraban que era por comunista. El servicio diplomático era bien valorado y de lo poco que le quedaba al Estado de aparato organizado. Ese era el problema, era un aparato del Estado y debía de desaparecer todo vestigio de orden estatal para poder gobernar como lo hizo, con el fuete en la mano y aniquilando a sus adversarios. El aparato del ejército y del servicio de inteligencia estaba bajo su control y el de Montesinos. De otro modo, jamás habría podido ni ocurrir el incidente de los barcos de la marina de guerra rellenos de cocaína ni el del avión presidencial que en la base aérea de Las Palmas fue encontrado con cocaína. Menos aún habría podido darse el bochornoso incidente de la acusación del ministro de defensa colombiano sobre la venta de armas a cambio de cocaína desde aviones de la Fuerza Aérea Peruana. Esa fue una vergüenza doble para los peruanos y peruanas porque no solo estaban manchadas la presidencia sino las fuerzas armadas. Y por eso hay decenas de generales y altos mandos en la cárcel. Del total de 75 personas encarceladas por corrupción, hay cinco ministros de economía que estuvieron o están aún en la cárcel o con detención domiciliaria, y muchos militares de distintas graduaciones.

Toda esta etapa fue de silencio cómplice de parte del gobierno de Washington. El golpe pasó de lado con una modificación en la OEA que obligó a que se llamara a elecciones en 1994. Incluso se firmó una Carta Democrática por la que los organismos internacionales no pueden prestar dinero a gobiernos no democráticos. A otros gobiernos no democráticos, porque Fujimori tuvo elecciones en 1995. Lo que debió de ser un golpe censurado terminó siendo uno amañado, como el de Honduras del año pasado. Es que ambos golpes eran “para mejor”. Afortunadamente ahora hay UNASUR y esperamos que UNASUR se pronuncie sobre la no interferencia de potencias extranjeras en elecciones internas de los países de la región. Cuando Estados Unidos y México se pronuncian sobre su preocupación están interfiriendo. Y cuando se traman actividades en contra ya es más complicado.

*Oscar Ugarteche, economista peruano, trabaja en el Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, México. Es presidente de ALAI y coordinador del Observatorio Económico de América Latina (OBELA) www.obela.org

SOBRE LOS JOVENES QUE HAN TOMADO LAS PLAZAS DE ESPAÑA

LA QASBA EN MADRID

Santiago Alba Rico
http://www.rebelion.org/
Para los que hemos seguido de cerca las dos ocupaciones de la Qasba de Túnez, es muy difícil no sucumbir al emocionado vértigo de un déjà vu ante las imágenes de los jóvenes que desde el lunes pasado dignifican la Puerta del Sol con su presencia: las lonas y los cartones, los papelitos con consignas pegados en los muros, las asambleas permanentes, las comisiones de abastecimiento, limpieza y comunicación, la obstinación frente a esa lluvia torrencial que tantas veces se ha utilizado para justificar la abstención electoral. No nos engañemos: las protestas en España se inscriben sin duda en la misma falla tectónica global y prolongan y readaptan el mismo modelo organizativo inventado en Túnez y en Egipto (y en Bahrein, Siria, Yemen, etc.). El capitalismo ha fracasado en todo, salvo en globalizar las respuestas.

“Miles de jóvenes españoles protestan contra las dificultades económicas”, titula el diario francés Le Monde. Es verdad. También en Túnez el paro, la pobreza y la inflación tuvieron mucho que ver en el estallido de las revueltas. Pero lo impresionante no es esto. Lo impresionante es que en ambos casos los manifestantes hayan reclamado y reclamen “democracia”. En el caso de Túnez y del mundo árabe todos esperaban que sus ciudadanos invocasen la sharia -una variante religiosa de la Ley- frente a la arbitrariedad y la corrupción; en España todos los análisis apuntaban a una penetración rampante del discurso neofascista como respuesta a la inseguridad económica y social y al desprestigio de la política: la derecha conservadora parecía, a uno y otro lado del Mediterráneo, la única fuerza capaz de canalizar, deformándolo, el malestar general. Pero hete aquí que lo que los jóvenes piden por igual, aquí y allí, en Túnez y en Madrid, en El Cairo y en Barcelona, es “democracia”. ¡Democracia de verdad! Que la pidan los árabes parece razonable, pues vivían y viven todavía sometidos a dictaduras feroces. Pero que la pidan los españoles es más extraño. ¿Acaso España no es ya una democracia?
No, no lo es. En Túnez, un pasito por detrás, aún se confía en que sea suficiente con tener constitución, elecciones, parlamento y libertad de prensa para que haya democracia. En España, calzada de pronto con botas de siete leguas, se ha comprendido en un relámpago que las instituciones no bastan si quien gobierna las vidas de los ciudadanos es el mercado y no el parlamento. Estos jóvenes sin casa, sin trabajo, sin partido, han asociado con intuición certera las “dificultades económicas” al gobierno dictatorial, no de una persona concreta, no, sino de una estructura económica que desactiva ininterrumpidamente todos los mecanismos políticos -de la judicatura a los medios de comunicación- que deberían garantizar el juego democrático. Estos jóvenes sin futuro han sabido desnudar de un golpe la falacia subcutánea que durante décadas ha sostenido la legitimidad del sistema: la identidad entre democracia y capitalismo. En Túnez y en Egipto el capitalismo daba palos; en España unas pocas golosinas. Ningún régimen económico ha exaltado tanto la juventud como valor mercantil y ninguno la ha despreciado tanto como fuerza real de cambio: mientras la publicidad ofrecía una y otra vez la imagen inmutable de un deseo siempre reverdecido, eternamente joven, los jóvenes españoles sufrían el paro, el trabajo precario, la descalificación profesional, la exclusión material de la vida adulta y, a poco que se sustrajesen a las normas socialmente aceptadas del consumo pequeñoburgués, la persecución policial. En el mundo árabe, para que no reclamasen una existencia digna, a los jóvenes se les golpeaba y metía en prisión; en Europa, para que no reclamen una existencia digna, se les ofrece comida basura, televisión basura, el tiempo basura de los supermercados y las movidas. En Túnez, los jóvenes que no podían acceder a una vida adulta, eran retenidos en sus cuerpos a porrazos; en España, los jóvenes que no pueden comprar su propia casa ni vender sus competencias laborales, aún pueden adquirir tecnología barata, ropa barata, pizzas baratas. Retenida lejos de los centros de decisión, despreciada o sobreexplotada en el mercado laboral, moldeada por hábitos homogéneos de consumo, la juventud ha acabado por convertirse (en Europa y en el mundo árabe) en una “clase social” que, por sus propias características materiales, no reconoce límites de edad. Pero nos habíamos equivocado: si la represión no funciona, tampoco sirve lo que Pasolini llamaba en los años 70 el “hedonismo de masas”. Golpes o golosinas, los jóvenes no aceptan que los traten como a niños; no se dejan amedrentar (“sin miedo”, gritan aquí y allí) ni comprar (“no somos mercancías”). La puerta del Sol en Madrid demuestra también el gran fracaso “cultural” del capitalismo, que ha querido mantener a las poblaciones europeas en una permanente minoría de edad alimentando sólo el hambre: de chucherías, de imágenes, de intensidades puras. Asustados o corrompidos, a los niños se les podía dejar votar sin peligro de que su voto mantuviese ninguna relación real con la democracia. Por eso, en Túnez y en Madrid, los jóvenes piden precisamente democracia; y por eso, en Túnez y en Madrid, han comprendido certeramente que la democracia está orgánicamente ligada a esa cosa misteriosa que Kant situaba tajantemente fuera de los mercados: la dignidad.
Es impresionante -impresionante, sí- oír gritar a estos jóvenes apartidistas, sin mucha formación ideológica o directamente “ideolofóbicos”, la palabra “revolución”, como en la Qasba de Túnez. Son pacíficos, disciplinados, ordenados, solidarios, pero lo quieren cambiar Todo. Quieren cambiar el régimen, como en Túnez: monopolio bipartidista de las instituciones, corrupción, degradación del sector público, manipulación mediática, impunidad de los responsables de la crisis. Como en la Qasba de Túnez, todos los partidos institucionales, también los de izquierdas, se han visto cogidos a contrapié o empujados fuera de juego. Los jóvenes de Sol (y de las otras ciudades españoles) no representan a ninguna fuerza política ni se sienten representados por ninguna fuerza política. Pero el error -claramente instrumentalizado por los que se sienten amenazados por el estallido- es pensar que nos encontramos ante un rechazo, y no ante una reivindicación, de la política. A la luz de experiencias históricas precedentes podríamos concluir que el desprestigio de las instituciones y de la clase dirigente franquea el paso a las soluciones populistas o demagógicas y a la irrupción de un “líder fuerte” cuya voluntad desate mágicamente todos los nudos y resuelva milagrosamente todos los problemas. Es el fascismo clásico. Pero el fascismo clásico, cuya sombra se hinchaba ya en el horizonte, es más bien lo que estos jóvenes han venido a impedir y denunciar. El populismo y la demagogia nos están gobernando ya; los “líderes fuertes” son los que dominan los partidos y tratan de imponer sus adhesiones fiduciarias, puramente emocionales, a los niños eternos en los que han querido convertirnos. Estamos en plena campaña electoral y los españoles se pasean entre reclamos publicitarios de los candidatos. ¿Hay alguna duda? “¿Por qué dice usted que en Japón no hay democracia”?, le preguntaban al novelista Kenzaburo Oé. “Por la sonrisa del primer ministro”. Los timadores, los violadores, los paidófilos, los caudillos sonríen precisamente así. Nos han robado hasta la pureza de las sonrisas.
La Qasba de Túnez, como la puerta del Sol, se rebelaba justamente, en nombre de la democracia, contra toda clase de liderazgo caudillista. Había allí, como hay aquí, una afirmación ingenua de democracia pura, clásica, casi griega. El historiador Claudio Eliano cuenta la anécdota de un candidato ateniense que descubrió a un campesino escribiendo su nombre en las listas de los que debían ser condenados al ostracismo. “Pero si no me conoces”, se quejó el oligarca. “Precisamente por eso”, respondió el campesino, “para que no llegues a ser conocido”. En la Qasba de Túnez era muy poderosa esta susceptibilidad frente a todo lo conocido; nadie que hubiera salido en televisión, nadie a quien los manifestantes reconociesen, era bienvenido en la plaza. Eran los desconocidos los que estaban autorizados para hablar y hacer propuestas; eran los desconocidos los que tenían la autoridad que el mercado -y su gemelo político, el electoralismo- acumula, al contrario, en las caras famosas. Pero resulta que los desconocidos somos nosotros; los desconocidos son los “cualquiera” a los que esos candidatos sonrientes piden el voto para excluirlos luego de los centros de decisión. En la Qasba de Túnez, como en la Puerta del Sol de Madrid, hay una tentativa de democratizar la vida pública devolviendo la soberanía a los desconocidos. Nadie puede negar los riesgos ni los límites de esta apuesta, pero nadie puede tampoco negar sin fraude que esta “revolución contra los conocidos” constituye precisamente una denuncia del populismo mercantil y la demagogia electoralista, los dos rasgos centrales de las instituciones políticas del capitalismo.
Los jóvenes de la Qasba de Madrid, de las Qasbas de toda España, quieren democracia real, pues saben que de ella depende su futuro y el de toda la humanidad; aún no saben que esa democracia, como nos recuerda Carlos Fernández Liria, es lo que otros hemos llamado siempre comunismo. Tendrán que descubrirlo a su modo. Nosotros, los más viejos, lo que venimos descubriendo desde hace cinco meses, en el mundo árabe y ahora en Europa, es que “los nuestros” -así los llama Julio Anguita- no son como nosotros. En Deseo de ser punk, la extraordinaria novela de Belén Gopegui, la adolescente Martina, ejemplar vivo de esta nueva clase social construida en las aristas de los mercados, le reprocha a su padre: “no has sido un buen ejemplo”. No hemos dado, no, un buen ejemplo a los jóvenes y, a pesar de eso, cuando desde la izquierda los despreciábamos sólo un poco menos de lo que los desprecia Botín o la Warner, cuando creíamos definitivamente formateadas todas las subjetividades en un horizonte blindado, son ellos los que se han levantado contra el “hartazgo de golosinas” para reclamar una “revolución” democrática. Martina está en la Puerta del Sol y puede que también fracase, como fracasó su padre. Pero que ningún cincuentón de derechas (ni de izquierdas) venga a decirle que ha tenido la vida fácil; que ningún cincuentón de derechas (ni de izquierdas) venga a decirle que sin lucha no se consigue nada en este mundo. La segunda década del siglo XXI anuncia un futuro terrible, incierto, quizás apocalíptico, pero nos ha deparado ya algunas sorpresas que deberían rejuvenecernos.
Una es que, si todo va tan mal como decimos, es seguro que habrá resistencia.

 Otra es que lo que verdaderamente une es el poder y que la Puerta del Sol, pase lo que pase, tiene ya poder.

Y otra es que todos los análisis, por agudos y meticulosos que sean, dejan fuera un residuo que acabará desmintiéndolos.

No habrá una revolución en España, al menos de momento. Pero una sorpresa, un milagro, una tormenta, una conciencia en las tinieblas, un gesto de dignidad en la apatía, un acto de coraje en la anuencia, una afirmación antipublicitaria de juventud, un grito colectivo de democracia en Europa, ¿no es ya un poco una revolución? Todo ha empezado muchas veces en los últimos 2.000 años. Y cuando ya sólo esperábamos finales, he aquí que en muchos sitios, los más inesperados, hay gente nueva empeñada en comenzar de nuevo.

Del anticapitalismo y el ecologismo como alternativa política

Intervención de Esther Vivas*en las Jornadas “Nos comprometemos con la tierra para seguir recordando a Saramago” en la Universidad de Granada.28/04/2011.
El punto de partida para un debate como el de hoy es constatar que la humanidad se encuentra frente a una crisis ecológica global que forma parte intrínseca de la crisis sistémica del capitalismo. Y una de las diferencias respecto a las crisis económicas anteriores, de los años 70 o el crack del 29, es, precisamente, su vertiente ecológica. (más…)

AGUA, Cuestión de vida o muerte

Por Tatiana Martínez Hernández (PL)

El agua, sustancia vital en el planeta, se agota y los genios del capitalismo la convierten en mercancía, debido a lo cual se pronostican grandes conflictos en el futuro inmediato.

Los estudios coinciden en que la vida nació en el agua hace más de tres mil 500 millones de años, y las primeras civilizaciones se desarrollaron alrededor de ríos o lagos. (más…)

La comunidad QOM cumple 5 meses acampando por sus derechos en Buenos Aires

El 23 de Noviembre de 2010 la Policía Provincial de Formosa, reprimió brutalmente a la COMUNIDAD QOM NAVOGOH (La Primavera), mientras reclamaba en la Ruta Nacional 86 por su derecho a la tierra, deteniendo a mas de 35 hermanos, entre los cuales se encontraban niños, mujeres y ancianos, muchos de ellos heridos de gravedad. El desalojo policial concluyó con dos muertos.
Ante la indiferencia y la complicidad de las autoridades estatales, el incendio de hogares, pertenencias y documentación; el avasallamiento de los derechos indígenas, y arrebato la vida de los hermanos Roberto López (QOM) y Mario López (PILAGA); los integrantes de la comunidad QOM se trasladaron a la capital argentina, exigiendo Justicia. Desde, el 9 de Diciembre de 2010, acampan en la Avenida de Mayo y 9 de Julio, esperando ser atendidos por la presidenta.
Sin haber obtenido ninguna respuesta, Félix Díaz, dirigente de la comunidad, mantuvo en diciembre, una huelga de hambre que levantó ante la promesa de un encuentro con Autoridades Ministeriales del Gobierno Nacional. Situación que no ocurrió. A pesar de lo cual, se efectúo un acuerdo de seis puntos a cumplir por el Estado. Los que nunca se cumplieron.
A partir de allí, se reclamaron en varias oportunidades audiencias con la presidenta Cristina Kirchner, la última el 20 de marzo pasado, sin ser recibidos por la jefa de Estado.
El Gobierno Nacional sigue indiferente. Continúa el hostigamiento a las familias por parte de la policía y el Gobierno Provincial.
Ante tanta injusticia, a 5 meses de aquella represión, y a 5 meses de estar acampando en plena ciudad, sin que hasta el momento haya respuestas, los integrantes de la Comunidad Navogoh, La Primavera, de Formosa, desde el lunes 25 de abril, cortan la 9 de Julio y decidieron comenzar una HUELGA DE HAMBRE por tiempo indeterminado, hasta que la problemática de la tierra sea resuelta.

 Video de Eduardo Galeano en el acampe de lucha y resistencia QOM

Ocho mitos sobre la crisis alimentaria actual

“…en la actualidad el suministro total mundial de alimentos no es insuficiente (…) son más bien la inaccesibilidad de los mismos y sus elevados precios los factores que privan a muchas personas de la seguridad alimentaria.”

“Un accidente nuclear, unos bombardeos de la OTAN y un Bin Laden después, y sigue subiendo el número de hambrientos.”

“Los primeros balances sociales consecuencia del terremoto de precios de los alimentos los dio a conocer el Banco Mundial a mediados de febrero, anunciando que durante este año el número de hambrientos podría crecer en 75 millones hasta oscilar los 1000 millones, a la vez que aumentaría en 44 millones el número de pobres extremos.”

Lee el artículo completo de Vicente Boix en http://alainet.org/active/46392

La crisis económica global: la espiral indetenible

El día 5 de mayo (al año exacto de haberse aprobado la “ayuda” a Grecia) el Fondo Monetario Internacional y el Banco Europeo decidieron proporcionar al estado portugués una “ayuda económica” del orden de los 98.000 millones de dólares. Claro que no es gratuita, para recibirla el gobierno portugués deberá realizar “cambios profundos” en su estructura económica.

Aplicando estrictamente la “receta” que desde hace más de tres décadas el FMI viene imponiendo a los estados en problemas económicos, Portugal deberá “modificar su esquema impositivo” (aumentar radicalmente los impuestos a la población), “reducir gastos” (recortar y suspender los gastos sociales), “capitalizar el estado” (privatizando las empresas públicas a precios de gallina flaca) y algunas otras medidas del mismo tenor. Todas ellas intentan solucionar el déficit estatal cargando sobre las espaldas de las mayorías el sacrificio y el ajuste de cinturones. (más…)